Con motivo de un congreso que se lleva a cabo hoy en barcelona sobre marketing online, he reflexionado sobre cómo nuestra vida social puede ser utilizada para hacer negocios. Es curioso debido a cómo las personas que nos creemos individuales, para las empresas entramos como mucho dentro de segmentos de intereses, esto es todos los gustos personales son manejados por empresas para ofrecernos productos utilizando para ello cualquier medio que los acerque lo más posible a nuestra vida privada. Cómo siempre se es más feliz cerrando los ojos a ciertas realidades.

Advertisements